Contestación a la demanda daño moral

RESUMEN

EXPEDIENTE NÚMERO: __________

EXTRACTO GRATUITO

SECRETARIA: ________________

CIUDADANO JUEZ ____ DE LO FAMILIAR

DEL H. TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA

DEL DISTRITO FEDERAL

________________________, por mi propio derecho, señalo como domicilio para recibir notificaciones el _______piso del edificio ubicado en la Avenida _____________numero _____de esta ciudad, y autorizo para que a mi nombre y representación se imponga de los autos al Licenciado ___________________ y a la pasante de derecho _________________, ante Usted, respetuosamente comparezco para expresar:

Con fundamento en los artículos 260 y demás relativos y aplicables del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal vengo a contestar la ilegal e infundada demanda entablada en mi contra por el señor ___________________, expresando para el efecto lo siguiente:

CONTESTACIÓN AL CAPITULO DE PRESTACIONES

 

a).- Resulta improcedente e infundada la reclamación que me hace el señor ____________________________ respecto al pago de la cantidad de _________________________________________por concepto de reparación de daño moral derivado según él, los múltiples trastornos emocionales que supuestamente le he causado por haberle acusado respecto de la paternidad de nuestros menores hijos ___________________ y ___________________de apellidos___________________________. Resulta improcedente por los siguientes motivos:

En primer lugar, los actos que he ejercitado en ningún momento son ilícitos, y si por el contrario son actos tendientes a la reivindicación de los derechos de nuestros menores hijos. Es decir, son actos a los que estoy obligada en virtud de lo dispuesto en los artículos 303 y 360 del Código Civil para el Distrito Federal .

En efecto, como madre y representante jurídica de mis menores hijos tengo el deber de defender sus derechos, y uno de ellos es el derecho a recibir el apellido y el reconocimiento de su padre, así como obtener alimentos de su padre. De esta forma, una madre está obligada a ocurrir ante las instancias que estime competentes para defender a sus hijos. Cabe señalar que al ejercer esas acciones, si bien es posible que le cause molestia al demandado, también debe decirse que dichas molestias han sido originadas su conducta irresponsable de no reconocer a sus hijos ni darles alimentos.

 

Así, resulta infundado pretender que por el solo hecho de presentar una demanda, o de acudir ante Su Señoría en vía de jurisdicción voluntaria, o de ocurrir ante la autoridad DIF como autoridad conciliatoria y de paz, resulte una conducta que cause daño moral al demandado principal, y si por el contrario, en caso de no hacerlo, seria dejar en estado de indefensión a mis menores hijos quienes por su edad no podrían ejercer por si mismos el derecho al reconocimiento a la paternidad y el derecho al pago de alimentos. En efecto, el articulo 17 constitucional garantiza a favor de los gobernados, entre otros derechos fundamentales el del acceso efectivo a la justicia que se concreta en la posibilidad de ser parte dentro de un proceso y en promover la actividad jurisdiccional una vez satisfechos los respectivos requisitos procesales, que permiten, además, obtener una decisión autorizada sobre las pretensiones deducidas, de ahí que quien hace uso de ese derecho de acceso a la justicia, de manera razonable, no actúa ilícitamente, a no ser que sustente la demanda relativa en hechos o circunstancias falsos, calumniosos, injuriosos o de naturaleza semejante, que por sí mismos entrañen de una conducta ilícita generadora de la afectación moral que determina la procedencia de la reclamación de la indemnización correspondiente.

Encuentro sustento en la siguiente tesis jurisprudencial:

Novena Época

Instancia: Tribunales Colegiados

Circuito Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo: XVII

Enero de 2003 Tesis: I.30.C.375 C Página: 1756 Materia: Civil Tesis aislada.

Rubro:

DAÑO MORAL. SU RECLAMACIÓN NO PUEDE SUSTENTARSE EN LA SIMPLE PRESENTACIÓN DE UNA DEMANDA, A NO SER QUE ÉSTA SE BASE EN HECHOS FALSOS, CALUMNIOSOS, INJURIOSOS O DE NATURALEZA SEMEJANTE.

Texto:

De conformidad con lo dispuesto e l articulo 1916, párrafo segundo, del Código Civil para el Distrito Federal para que se actualice la obligación de reparar el daño moral no basta la demostración de que una persona resintió una afectación en sus sentimientos actos, creencias, decoro, honor, reputación, vida privada, configuración y aspectos físicos, o bien, en la consideración que de sí misma tienen los demás, sino que también es necesario que esa afectación haya sido provocada por una conducta ilícita del responsable. Sobre tales premisas, la simple presentación de una demanda, sea de la naturaleza que fuere no puede ser constitutiva del acto ilícito que precisa la reclamación de mérito, en tanto el articulo 17 constitucional garantiza en favor de los gobernados, entre otros derechos fundamentales, el del acceso efectivo a la justicia, que se concreta en la posibilidad de ser parte dentro de un proceso y en promover la actividad jurisdiccional una vez satisfechos los respectivos requisitos procesales, que permiten, además, obtener una decisión autorizada sobre las pretensiones deducidas; de ahí que quien hace uso de ese derecho de acceso a la justicia de manera razonable, no actúa ilícitamente, a no ser que sustente la demanda relativa en hechos o circunstancias falsos, calumniosos, injuriosos o de naturaleza semejante, que por si mismos entrañen la conducta ilícita generadora de la afectación moral que determina la procedencia de la reclamación de la indemnización correspondiente. TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Precedentes:

Amparo directo 3203/2002. Edna Aidé Grijalva Larrañaga. 27 de marzo de 2002. Unanimidad de votos. Ponente: Armando Cortés Galván. Secretario: Israel Flores Rodriguez.

 

En segundo lugar, la acción de reparación del daño moral, tiene determinados elementos que en este no sé surten por parte del actor de la demanda que se contesta. En efecto, El derecho romano, durante sus últimas etapas, admitió la necesidad de resarcir los daños morales, inspirado en un principio de buena fe, y en la actitud que debe observar todo hombre de respeto a la integridad moral de los demás consagró este derecho el principio de que junto a los bienes materiales de la vida, objeto de protección jurídica, existen otros inherentes Individuo mismo, que deben también ser tutelados y protegidos, aun cuando no sean bienes materiales.

En México, la finalidad del legislador, al reformar los artículos 1916 y adicionar el 1916 bis del Código Civil para el Distrito Federal , mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el treinta y uno de diciembre de mil novecientos ochenta y dos, y posteriormente modificar los párrafos primero y segundo del articulo 1916 consistió en hacer responsable civilmente a todo aquel que, incluso a quien ejerce su derecho de expresión a través de un medio de información masivo, afecte a sus semejantes, atacando la moral, la paz pública, derecho de terceros, o bien, provoque algún delito o perturbe el orden público, que son precisamente los limites que claramente previenen los artículos 6 y 7 de la Constitución General de la República. Así, de acuerdo al texto positivo, por daño moral debe entenderse la alteración profunda que una persona sufre en, sus sentimientos, afectos, creencias, decoro, honor, reputación, vida privada, configuración y aspectos físicos, o bien, en la consideración que de si misma tienen los demás, producidas por un hecho ilícito.

Por tanto, para que se produzca el daño moral se requiere:

  1. que exista afectación en la persona, de cualesquiera de los bienes que tutela el artículo 1916 del Código Civil para el Distrito Federal ;

  2. que esa afectación sea consecuencia de un hecho ilícito; y,

  3. que haya una relación de causa-efecto entre ambos acontecimiento.

    Así también lo ha estimado el Poder Judicial de la Federación en la siguiente tesis:

    Novena Época

    Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Fuente: Semanario Judicial de )a Federación y su Gaceta Tomo: XIV, Septiembre de 2001 Tesis: I.30.C.243 C Página: 1305 Materia: Civil Tesis aislada.

    Rubro:

    DAÑO MORAL. ES LA ALTERACIÓN PROFUNDA QUE SUFRE UNA PERSONA EN SUS SENTIMIENTOS AFECTOS, CREENCIAS, DECORO, HONOR REPUTACIÓN, VIDA PRIVADA, CONFIGURACIÓN Y ASPECTOS FÍSICOS, O BIEN, EN LA CONSIDERACIÓN QUE DE SÍ MISMA TIENEN LOS DEMÁS, PRODUCIDA POR HECHO ILÍCITO.

    Texto:

    El derecho romano, durante sus últimas etapas, admitió la necesidad de resarcir los daños morales, inspirado en un principio de buena fe, y en la actitud que debe observar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS