Recurso de revisión contra la sentencia emitida del juicio de amparo - Juicio de Nulidad (Fiscal y Administrativo) - Formularios en materia fiscal - Modelos y Formularios - VLEX 339080273

Recurso de revisión contra la sentencia emitida del juicio de amparo

Actualizado a:Octubre 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

QUEJOSO:________________________

VS.

SECRETARIA DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO

EXP. NUM.: ________________________

CUADERNO: Principal.

C. JUEZ DE DISTRITO

EN MATERIA ADMINISTRATIVA

EN LA CIUDAD DE MEXICO

P R E S E N T E

________________________________________, por mi propio derecho, quejoso en este juicio, vengo a interponer para ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, RECURSO DE REVISION contemplado en los artículos 81, 82, 84, 86, 88, 89 y demás relativos de la Ley de Amparo en vigor, en contra de la sentencia emitida el _____ de _________de _________, en el juicio de amparo ____/___, en la que se decretó el sobreseimiento del juicio de garantías, toda vez que me causa los siguientes agravios:

AGRAVIOS

  1. Violación a los artículos 61, 62, 72, 73, 74 y 75, de la Ley de Amparo en vigor, en relación con el artículo 589 del Código Federal de Procedimientos Civiles, que es de aplicación supletoria, en los términos del artículo 2, de la Ley de Amparo.

    El suscrito juzgador advierte, de oficio, que en la especie opera la causal de improcedencia prevista en la fracción V, del artículo 61 y 62 de la Ley de Amparo, en virtud de que el quejoso no acredita encontrarse en alguno de los supuestos que contemplan los preceptos legales que impugna y por tanto, que éstos lesionen su esfera jurídica.

    Resulta conveniente explicar el concepto de interés jurídico, para ello hay que recordar que el hombre es libre por naturaleza y que el derecho positivo debe respetar y asegurar esa libertad en sus distintas manifestaciones, en la medida que éstas no causen daño a otro ni provoquen algún perjuicio social.

    Ahora bien, dicha tutela seria negatoria, si la protección impartida al gobernado por el ordenamiento constitucional no fuese completa o integral, esto es, si sólo se redujera a instituir las garantías individuales o declarar los derechos del hombre, sin brindar al gobernado, correlativamente, un medio jurídico eficaz para exigir y lograr por la vía coactiva su observancia, pues no debe inadvertirse que la protección de la libertad, el patrimonio, la vida, etc..., no se logra simplemente por su mera consagración jurídica, sino por el aseguramiento adjetivo o procesal de las normas constitucionales o legales que la erigen en un verdadero derecho subjetivo.

    Para combatir en amparo una Ley a través del acto de autoridad concreto de aplicación, es menester que se lesione cualquier interés jurídico o derecho del gobernado. Por ende, cuando no existe lesión, el juicio de amparo contra una ley es improcedente y debe sobreseerse. Si se trata de leyes que no se demuestra la existencia del acto de aplicación concreto por el quejoso, no se afecta el interés jurídico de éste, pues sin dicho acto la mencionada ley es inocua.

    El interés, desde el punto de vista del derecho, no denota simplemente un elemento subjetivo que pueda revelar deseo, aspiración, finalidad o intención, sino que debe traducirse en una situación o hechos objetivos de los que se pueda obtener un provecho o beneficio positivo.

    Así las cosas, cuando la situación o hechos objetivos están consignados o tutelados por el orden jurídico normativo y dicha situación o hecho, por su propia naturaleza son susceptibles de originar un beneficio o provecho, se estará en presencia de un interés jurídico. No basta, pues, que tal provecho o beneficio puedan existir materialmente, sino que, como ya se precisó, es menester que deriven de algún hecho o situación previstos o tutelados legalmente, para que configuren un verdadero interés jurídico.

    Dicho de otra forma, si la ley prevé y protege determinadas situaciones abstractas, todos los sujetos cuya situación particular encuadre dentro de ellas, tendrán un interés jurídico como elemento básico de la procedencia del amparo.

    En consecuencia, se debe concluir que sí un acto de autoridad no lesiona ninguna situación concreta que se haya formado o establecido conforme a una situación determinada, abstractamente prevista o tutelada por la Ley, contra de él no procederá el amparo por no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA